Notificaciones

No hay notificaciones

Ver Gigantes de la industria online

26

Ver Gigantes de la industria Online gratis

Pulse (2017)
Título original: The Men Who Built America
País: Estados Unidos
Año: 2012


Serie de TV. Los nombres de John D. Rockefeller (1839-1937), Cornelius Vanderbilt (1794-1877), Andrew Carnegie (1835-1919), Henry Ford (1863-1947) y John P. Morgan (1837-1913), son sinónimo del sueño americano. Estos hombres desarrollaron una audaz visión de una nación moderna y crearon las grandes industrias que han sido la base del progreso: combustible, ferrocarril, acero, transporte, automóviles y finanzas. Sus caminos se cruzaron repetidas veces. Su influencia sobre los más importantes eventos desde la Guerra de Secesión, pasando por la primera Guerra Mundial, hasta la Gran Depresión de los años 1930, es incalculable.

Ver Gigantes de la industria Online gratis

En seriesblanco.org podrás ver Gigantes de la industria online gratis. Nuestros colaboradores actualizarán cada semana todos los capítulos de Hermanos de sangre gratis para que puedas disfrutar de esta serie gratis. Aquí en # tienes y tendrás disponible todos los capítulos de la serie online Hermanos de sangre tanto para ver online gratis, como para descargar de forma gratuita. Además de disponer de un chat para poder solicitar a nuestro equipo de colaboradores, reposiciones, o incluir series online, episodios que no encuentres tanto de Hermanos de sangre como otras series online.

Serie de TV. Los nombres de John D. Rockefeller (1839-1937), Cornelius Vanderbilt (1794-1877), Andrew Carnegie (1835-1919), Henry Ford (1863-1947) y John P. Morgan (1837-1913), son sinónimo del sueño americano. Estos hombres desarrollaron una audaz visión de una nación moderna y crearon las grandes industrias que han sido la base del progreso: combustible, ferrocarril, acero, transporte, automóviles y finanzas. Sus caminos se cruzaron repetidas veces. Su influencia sobre los más importantes eventos desde la Guerra de Secesión, pasando por la primera Guerra Mundial, hasta la Gran Depresión de los años 1930, es incalculable.